Fantasmas: Lo eterno del acontecimiento en la investigación

Abbot-y-Costello-contra-los-fantasmas-11¿Cómo componemos un territorio? Cartografiándolo. La cartografía construye el territorio que cartografía, así como el deseo produce la máquina que lo produce. Al fin y al cabo cuando hablamos de deseo, ¿no hablamos de territorializaciones, de nuevas cartografías?

No hay manera de producir un conocimiento sobre algo, que no sea en el mismo acto de producirlo. Los conocimientos son intransmisibles, en todo caso son producibles y esta producción es inevitable, aun creyendo que lo evitamos a través de una reproducción.

No hay reproducción, es decir, repetición. Como bien dice Deleuze, una repetición es cada vez un acontecimiento. Pues solo es repetición en la virtualidad de una memoria que no puede asegurar jamás que una repetición es tal. Una repetición solo lo es en la medida en que el supuesto hecho original se ha desvanecido, por lo tanto, ella solo puede ser acontecimiento. Así la repetición solo confirma la diferencia cada vez que se sucede.

Sin embargo, hay algo que se repite en ese acontecimiento, algo que nos hace pensar en la repetición. Esa parte del acontecimiento que nos trae una sensación de conocido, de reconocimiento, no es una repetición, sino que es algo que después que se produjo jamás dejó de efectuarse. Es lo que Blanchot trae como lo eterno del acontecimiento. Es una afección, la cual se singulariza a través de una mediación, pero no se actualiza. Son las milanesas de la abuela cuyo aroma y gusto se conserva para siempre en nosotros y se singularizan ante una milanesa cualquiera. La milanesa cualquiera es un real actual, es un hecho, es un acontecimiento, pero no es una actualización del aroma de las milanesas de la abuela, aunque ese aroma virtual forme parte del acontecimiento “milanesa cualquiera”.
La mayoría de las metodologías de investigación actuales no dan cuenta de esta producción en la diferencia. Las más conservadoras se dicen independientes de los contenidos y proponen formatos universales para cualquier tipo de investigación. Sin embargo, cuando uno se da cuenta que no hay manera de trasmitir ninguna cosa que no sea produciéndola al mismo tiempo, se pregunta qué tipo de producción será aquella cuya estructura está preformateada por variadas directrices planteadas en un determinado paradigma que no necesariamente se corresponde con el plano de consistencia en el que se sostiene nuestra investigación.

Entonces es cuando las preguntas no dejan de dispararse para todos lados. No retóricamente, sino verdaderamente por sobre todo. ¿Cómo disocio un marco teórico o una fundamentación del resto de la producción, sea textual o de otro modo de registro? ¿Cómo pienso un posible análisis de datos en un marco donde el simple concepto de “análisis” no compone con el plano de consistencia que sostiene la propuesta? ¿Cómo podemos hablar de triangulación de datos o de confiabilidad de la investigación, cuando no concebimos una realidad por fuera de la misma producción? En otras palabras, ¿confiabilidad de qué? Una triangulación es posible bajo la idea que el objeto real es fijado por una triple mirada, lo cual daría una descripción más fiel del objeto, a la misma vez que cada mirada confirma las otras. Esto se realiza bajo el clasico sistema de coordenadas cartesiano, donde cada cosa es perfectamente descriptible por una ecuación de trayectoria y ubicable definitivamente por las coordenadas del punto. ¿Qué tipo de realidad establecemos de esta forma? ¿Qué tipo de investigación se delinea cuando intentamos dar cuenta de ella a través de un cronograma matricial?

No es la intención desplazar unas metodologías para hegemonizar otras. Lo unico que buscan estas preguntas y lo que se pretende desarrollar aquí, es pensar qué sucede cuando hay otras formas de concebir la realidad. Y esas otras formas necesitan de otras maneras de investigar. Y eso precisa de otras posibilidades de forma que resulten adecuadas o pertinentes a la investigación. Y podemos tomar esta cadena de afirmaciones y combinarlas para poder construir otros enunciados sin cambiar necesariamente el sentido. Pues si hay una afirmación en todo esto, es que contenido y forma pueden ser diferenciables por momentos (y solo por momentos), pero de ninguna manera son disociables.
El proyecto Clínica, territorio y entramado social trabajó cuatro años en el barrio Punta de Rieles. Cuatro años en los que hemos experimentado de muchas maneras lo que dimos en llamar “el encuentro”. Esto habla de una forma de entender la realidad, de concebirnos como individuos, como comunidad, como colectivo o como sociedad. Y plantean nuevas concepciones acerca del deseo, la alegría, la libertad, lo justo, la clínica, el aprender y así casi sin fin. Estas concepciones no son independientes de una manera de hacer las cosas. No son independientes de lo que entendamos por acción, por práctica, por investigación, por enseñanza. Nunca lo fue.

El qué hacer nunca fue independiente del cómo hacerlo. Se producen mutuamente, y cuando uno de ellos desborda, el otro muta para dar cuenta de ese desborde. Si eso no sucede, la acción se extingue, retrocede, el acontecimiento pasa, y la novedad se pierde. Si eso no sucede, es que no logramos ponernos a la altura de lo que acontecía, lo dejamos pasar sin reparar en su presencia. Pero si somos fieles a la afirmación “no hay reproducción”, podemos decir que lo nuevo se produce, solo que nosotros no tenemos nada que ver con eso, no sabemos que es eso nuevo, nos pasa por arriba y nos deja maltrechos en el piso sin saber que fue eso que pasó. O peor, quedamos ahí pensando que no pasó nada, convenciéndonos que no pasó nada. Otra vez, el acontecimiento acontece, siempre… somos nosotros quienes no estamos a su altura.

En aquel proyecto siempre intentamos ponernos a la altura de lo que acontecía. Muchas veces lo logramos, otras no. Sin embargo los acontecimientos no dejan de acontecer, y lo eterno del acontecimiento permanece, como aroma, como sabor, como un ramo de voces y sonidos que, cual fantasmas sin descanso, nos sobresaltan, nos asustan, nos hablan, y piden que los hablemos, que los actualicemos, que los compongamos con lo que sucede. Ese es su motivo de ser en la frontera entre la vida y la muerte. Y el descanso eterno nunca sucederá, porque esa afección es y será para siempre aquello que nos diga: “Está bien, esto que hacés está bien… pero no dejes de cambiar, no dejes de buscar esa otra manera”.
Proponer otra forma de realidad, de ser, de conocer, hasta de vivir, es lo que busco a través de este experimento que hoy no tiene un fin determinado. Tiene un motivo (mis fantasmas), no un fin.
¿Cómo hacerlo? Haciéndolo. No hay otra manera.


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 07/05/2013

    […] Fantasmas: Lo eterno del acontecimiento en la investigación de Javier Rey […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *