Simplemente dudas sobre el aporte original de la cartografía como metodología de la investigación. Respuesta a Javier Rey y su post “Fantasmas…”

color space

Javier y yo somos compañeros de trabajo (no me animo a decir amigos por simples problemas de tiempos de convivencia) y siento por él un especial afecto. Sólo lo adelanto porque el título de esta entrada puede ocurrírsele al lector desconocido como una cuestión contenciosa cuando en realidad es la continuidad de discusiones y comentarios entre medio de la construcción de un proyecto colectivo de trabajo como el Programa de Fundamentos Históricos y Políticos de las Prácticas Psicológicas (HisPo) en la Universidad de la República (UDELAR – Uruguay).

Particularmente incluso este diálogo proviene de algunos procesos fuertes de trabajo colectivo muy concreto como el trabajo con compañeros de Río de Janeiro, lugar donde Javier está hoy haciendo una estancia de estudios y desde donde se ha articulado una fuerte y productiva línea de trabajo para el programa. Si ello fué posible además es porque en el piso del programa, en el background existían problemas, lecturas y preocupaciones comunes. Dentro de este proceso entonces es que Javi y otrxs compañerxs llegan a  “PISTAS DO MÉTODO DA CARTOGRAFIA: Pesquisa-intervenção e produção de subjetividade” de Eduardo Passos, Virgínia Kastrup y Liliana da Escóssia (Editora Sulina, 2010); y es en el marco de este proceso también que en la última sesión del seminario de nuestro seminario de lectura nos abocamos a leer y discutir apenas algunos capítulos.

A contrapelo.

La lectura de filósofos como Foucault, Deleuze y Guattarí no solo que no me es ajena sino que incluso, principalmente respecto de la obra del primero de estos autores considero que tengo un fuerte conocimiento de su obra. De hecho, y por mi pertenencia generacional podría decir -aludiendo a una frase popular- que me crié profesionalmente mamando esta filosofía.

Sin embargo, por azar y por propia voluntad debo decir que me siento bastante lejano de la obra filosófica principalmente de Deleuze y Guattarí, de su uso del lenguaje y de la filosofía, y de un su filiación con un proyecto de época crítico pero en el marco de lo que hoy sin dificultades enmarcaría como proyecto posmoderno. Sobre el señor pelado feo que además se afeitaba la cabeza para radicalizar su fealdad y de este modo resubjetivarse tal como nos cuenta Didier Eribón en la tercera parte de “Reflexiones sobre la cuestión gay”, es decir Michel Foucault, sigo admirando su obra, usando a fondo sus conceptos, reconociendo su rigurosidad erudita y metodológica, pero reconociendo límites de operatividad y capacidad hermenéutica frente a la complejidad de los fenómenos sociales, reconociendo ausencias de reflexión en campos particulares adyacentes a sus zonas de problematización y límites a sus propuestas teóricas ensayadas. Y siento que por un lado y por el otro voy a contrapelo.

En el límite de las aportaciones foucaultianas me he embarcado en el encuentro con la tradición marxiana por la vía del programa de maestría que elegí cursar con fuerte anclaje en la reflexión del campo de las políticas sociales, las políticas públicas y la cuestión y el cambio social; con el materialismo – histórico – dialéctico, y por suyo, con el campo de la teoría social a secas y no como adjetivo de otra disciplina como en el caso de la psicología social. Y a causa de este doble camino de tránsito por las ciencias sociales por un lado (y ya no (solo) la filosofía, por ejemplo) y el materialismo histórico dialéctico por el otro es que emergen mis dudas o puntualizaciones a algunos elementos que plantea Javi en su post, que creo que está claramente posicionados en las ‘pistas’ cartográficas y en las discusiones que sobre ellas dimos en nuestro seminario regular de lectura.

Tres puntos de debate.

Para ordenar mis cuestionamientos he elegido partir de cuatro enunciados planteados en su entrada por Javi que entiendo al menos discutibles, y que obviamente no se los discuto al el en primera persona, sino mas bien (a) a la propuesta de usar la filosofía de Deleuze y Guattarí como forma de elaboración de una propuesta metodológica en investigación empírica, (b) al sistema filosófico de Deleuze y Guataría en sí mismo y (c) a los marcos y ecos posmodernos en los que la propuesta crítica de estos filósofos franceses se puede encuadrar.

1. “No hay manera de construir un conocimiento sobre algo que no sea en el mismo acto de producirlo”.

Esta perspectiva lleva a Javi a enunciar así que de tal forma los conocimientos son intrasmisibles. Voy a dejar de lado el problema pedagógico de tal enunciado y enfocarme sólamente en los elementos epistemológicos de tal propuesta.

Me animo a decir que este enunciado, sobre el cual Javier va a derivar el problema de la producción y la reproducción, es enmarcable en una perspectiva socioconstruccionista fuerte. Coherente con tal programa y si mal no entiendo, la exterioridad del objeto es cuestionable, débil o incluso nula. Me animo a decir que esta perspectiva de raigambre en la obra de Deleuze y Guattari es fiel a tal paradigma, el cual a mi gusto, y tal como se ha desarrollado en las reflexiones de programas materialistas, historicistas y dialécticos, es dable adjudicar a esta perspectiva algo que llamaría de “autoritarismo ontológico”; y entonces me pregunto: ¿de verdad creemos que la realidad -cuasi solipsistamente- se produce en el instante que alguien que se autopostula como investigador decide cuestionársela?. Y siguiendo: ¿podemos posicionarnos tan autoritariamente como para negar la capacidad externa de vida a lo no pensado por el investigador?. ¿No es un exceso pensar que la realidad existe solo en la medida de nuestra acción investigativa o epistemofílica?

Y para mostrar tal autoritarismo sometamos al análisis problemas ya no de objetos físicos no concientes, sino por ejemplo de tramas sociales desarrolladas por sujetos conscientes  ¿Podemos decir que el conocimiento social solo existe y se hace cognoscible en la medida que lo producimos? y continúo entonces ¿No hay posibilidades entonces de concebir procesos de disputa entre conocimientos con anclajes (en intereses) sociales diferentes y hasta opuesto?. ¿Cómo podemos comprender entonces por ejemplo el esfuerzo del conocimiento proletario o de las epistemologías feministas como conocimiento de disputa, oposición y superación del conocimiento burgués o el conocimientos de la naturalización heteropatriarcal?

Considero que existen dos límites fuertes y peligrosos de las posturas mas radicales de socioconstruccionismo: el primero el del autoritarismo del (aquello que se recorta como) sujeto, y el segundo en el procesos de resaltar la dimensión material del discurso -postulado clara y prudentemente por Foucault- negar la necesaria exterioridad de la materialidad y reducir el universo de lo existente a una pura discursividad solipsista.

2. “La mayoría de las metodologías de investigación actuales  no dan cuenta de esta distinción en la diferencia. Las mas conservadoras se dicen independientes de los contenidos y proponen formatos universales para cualquier tipo de investigación”.

Conozco la interna de este enunciado de la cual me parece impertinente dar cuenta en detalle, pero si me parece importante resaltar que considero poco prudente la enunciación realizada por mi compañero.

En tal sentido propongo dividir el aparato burocrático conectado al proceso de producción científico – académica de conocimiento.

Así, al menos en el campo de la sociología, ciencia coextensiva al desarrollo del positivismo como doctrína científico – filosófica, se registra una variedad de métodos críticos donde lo que impera es una visión de necesidad de articulación fuerte y consciente entre elecciones metodológicas y campo de problema, de modo tal que ya nadie postula ni independencia ni univeralidad de los formato de investigación alguno por sobre otro.

En tal sentido sé que es posible que este enunciado de Javier, retomado fuertemente por las “pistas cartográficas” venga de la necesidad, urticante para la profesionalizada ciencia de la psicología, de no escindir intervención social de investigación social; aporte que además me parece fundamental en la agenda contemporánea académica y profesional, pero que en ningún momentos nos puede llevar a creer que existe algún tipo de unicidad postulada en el campo de las metodologías de la investigación social, campo fértil  productivo, en diálogo y debate prolífico y donde la unicidad de posiciones es lo que no existe.

Puedo comprender la necesidad de hacer una crítica a los postulados positivistas -vetustos- de algunos debates -viejos- sobre metodología de la investigación, pero no puedo admitir que se reduzca ciencia e investigación a positivismo, como tampoco puedo no responder a la idea que podría traslucirse en el fondo de la propuesta cartográfica de que recién esta aproximación metodológica innauguraría algún tipo de crítica antipositivista en el campo de la epistemología de las ciencias sociales y/o en el campo de las metodologías de la investigación.

Al respecto sugiero la lectura del artículo “Qualitative methods.” de Ellingson & Ellis en la Enciclopedia de sociología de Borgatta & Montgomery (Maxmillan Reference, 2000) en el cual se definen las metodologías cualitativas -ancestrales polos de resistencia y crítica antipositivista- como

a variety of research techniques and procedures associated with the goal of trying to understand the complexities of the social world in which we live and how we go about thinking, acting, and making meaning in our lives” (pág. 2287).

Me parece interesante destacar este breve artículo ya que en el mismo se problematiza fuertemente la necesidad de variedad de métodos y técnicas de registro, análisis y presentación de procesos de investigación que permitan de alguna manera aproximarse por vertientes singulares y diferentes a la complejidad de la realidad social.

Así Ellington y Ellis plantean que los métodos cualitativos cubren un espectro contínuo de posiciones que van desde algunas concepciones cercanas a los postulados de formas de ciencias positivistas por un lado hasta posiciones que articulan la investigación social cualitativa al campo del arte y la literatura por el otro “cartografiando” en este segundo polo propuestas tales como las autoetnografías, las etnografías performáticas, las técnicas narrativas y la literatura de no ficción, en las que los criterios de ‘validez’ pasan por: (1) la contribución sustantiva a la comprensión de un fenómeno, (2) el mérito estético respecto de la complejidad y calidad artística del producto, (3) la capacidad de desarrollo de la reflexividad (¿el autor realiza alguna reflexión respecto de su producción o deja ese trabajo al lector a partir de los juicios que pueden elaborarse desde el punto de vista del texto reproducido?), (4) la afectación que el texto genera y (5) la capacidad de expresión de la realidad.

3. “¿Cómo disocio o una fundamentación del resto de la producción, sea textual o de otro modo?. ¿Cómo pienso un posible análisis de datos en un marco donde el simple concepto de “análisis” no compone con el plano de consistencia que sostiene la propuesta?”

Y encuentro en este enunciado elementos claros de la propuesta cartográfica cuando se plantea por ejemplo que

“Investigando processos de produção de subjetividade, entrávamos em um debate metodológico que tradicionalmente se organiza prioritariamente a partir da oposição entre métodos de pesquisa quantitativa e qualitativa. Os impasses metodológicos são muitas vezes atribuídos à natureza da pesquisa qualitativa, que reúne grande parte das investigações no campo dos estudos da subjetividade. Argumenta-se que se a pesquisa quantitativa se adequa bem a frames e scripts preexistentes, como testes e questionários padronizados, além de contar com métodos estatísticos e softwares de última geração que dão a tranquilizadora imagem de sofisticação e exatidão científica, o mesmo não ocorre com a pesquisa qualitativa. Esta requer procedimentos mais abertos e ao mesmo tempo mais inventivos. Por outro lado, a distinção entre pesquisa quantitativa e qualitativa, embora pertinente, surge ainda insuficiente, já que os processos de produção da realidade se expressam de múltiplas maneiras, cabendo a inclusão de dados quantitativos e qualitativos. Pesquisas quantitativas e qualitativas podem constituir práticas cartográficas, desde que se proponham ao acompanhamento de processos. Para além da distinção quantitativa-qualitativa restam em aberto impasses relativos à adequação entre a natureza do problema investigado e as exigências do método. A questão é como investigar processos sem deixá-los escapar por entre os dedos.
Com esse desafio à frente, nos movíamos inicialmente por entre questões disparadoras: como estudar processos acompanhando movimentos, mais do que apreendendo estruturas e estados de coisas? Investigando processos, como lançar mão de um método igualmente processual? Como assegurar, no plano dos processos, a sintonia entre objeto e método? Desde o início estávamos cientes de que a elaboração do método da cartografia não poderia levar à formulação de regras ou protocolos. Percebíamos também que nossas inquietações estavam presentes na prática diária de muitos de nossos colegas.
Pesquisadores que investigam processos nas áreas de saúde, educação, cognição, clínica, grupos e instituições, dentre outros, enfrentam muitas vezes, na escrita de seus projetos, dificuldades em dar conta do item consagrado ao método. Como nomear as estratégias empregadas na pesquisa, quando elas não se enquadram bem no modelo da ciência moderna, que recomenda métodos de representação de objetos preexistentes? Como encontrar um método de investigação que esteja em sintonia com o caráter processual da investigação? No que concerne à chamada coleta de dados, tal dificuldade é muitas vezes contornada pelo apelo à noção de observação participante e às entrevistas semiestruturadas. Embora em certa medida conveniente, o vocabulário importado da pesquisa etnográfica e das pesquisas qualitativas em psicologia e nas ciências humanas em geral parece, todavia, muito genérico e longe de ser satisfatório”.

Y contincuando con sentencias del tipo

“A cartografia surge como um princípio do rizoma que atesta, no pensamento, sua força performática, sua pragmática: princípio “inteiramente voltado para uma experimentação ancorada no real” (Deleuze e Guattari, 1995, p.21). Nesse mapa, justamente porque nele nada se decalca, não há um único sentido para a sua experimentação nem uma mesma entrada. São múltiplas as entradas em uma cartografia. A realidade cartografada se apresenta como mapa móvel, de tal maneira que tudo aquilo que tem aparência de “o mesmo” não passa de um concentrado de significação, de saber e de poder, que pode por vezes ter a pretensão ilegítima de ser centro de organização do rizoma. Entretanto, o rizoma não tem centro”.

Y concluyendo problemáticamente que

“A metodologia, quando se impõe como palavra de ordem, define-se por regras previamente estabelecidas. Daí o sentido tradicional de metodologia que está impresso na própria etimologia da palavra: metá-hódos. Com essa direção, a pesquisa é definida como um caminho (hódos) predeterminado pelas metas dadas de partida. Por sua vez, a cartografia propõe uma reversão metodológica: transformar o metá-hódos em hódos-metá. Essa reversão consiste numa aposta na experimentação do pensamento – um método não para ser aplicado, mas para ser experimentado e assumido como atitude. Com isso não se abre mão do rigor, mas esse é ressignificado. O rigor do caminho, sua precisão, está mais próximo dos movimentos da vida ou da normatividade do vivo, de que fala Canguilhem. A precisão não é tomada como exatidão, mas como compromisso e interesse, como implicação na realidade, como intervenção”.

Y sobre esta conclusión y el enunciado de Javi me pregunto: mas allá de la retórica crítica, ¿cuál es el punto positivo a disputar?. ¿Qué es la investigación sin análisis? ¿Qué es la investigación sin voluntad teleológica que no descarta el hallazgo o la emergencia, para usar categorías clásicas del acervo de la metodología de la investigación?. ¿Qué elementos mas allá de la articulación entre intervención e investigación de las metodologías “investigación – acción participativa”, la flexibilidad del diseño flexible de Vasilachis, la indisociabilidad del proceso de ‘recolección – generación’ de datos y análisis de la Teoría Funamentada, la complementaridad de la experiencia narrativa entre sujetos investigadores y sujetos ‘investigados’ de las técnicas narrativas o la problematización sobre las prácticas de construcción y negociación de significado y aprendizaje de la etnografía, el interaccionismo simbólico y la etnometodología se observa en la propuesta cartográfica?, insisto, mas allá de la retórica postmoderna.

Contendientes “Prêt-à-porter”

Valoro el esfuerzo novedoso de rearticular campo de intervención y campo de análisis de la propuesta cartográfica aunque no puedo ir mucho mas allá de ello al notar puntos fuertes de desacuerdo como el presentado “autoritarismo del sujeto” proveniente del socioconstruccionismo radical cuasi solipsista y la desinformada o en exceso simplificadora discusión sobre el basto campo de eso que llaman “modelo da ciência moderna” con una homogeinización asustante y poco cartográfica no hace mas que caricaturizar un proceso epistemológico complejo como el campo de las disputas positivistas y antipositivistas en su amplitud de posiciones. Valga así entonces señalar que mas allá de los aportes ya reconocidos subrayo sin embargo que la profundidad de la discusión epistemológica y metodológica me resulta por momentos superficial, poco realista y estereotipada en la medida que lejos de confrontar con la complejidad de lo real y concreto del campo de problemas discute con un contendiente fetichizado, inexistente y a medida para lograr una aplastante pero ficticia derrota.

Así, reconozco que si bien las inquietudes de las pistas cartográficas son genuinas  honestas y originales, alcanzan su mayor obstáculo en su punto de partida, el intentar dar cuenta de un problema de vínculo cognoscitivo con la realidad empírica a partir de un arsenal filosófico primordialmente retórico, y en esa discusión es que he tratado de aportar -humilde, clara, discreta y racionalmente- con esta entrada.


Paribanú Freitas

Licenciado en Psicología y maestrando en Trabajo Social por la Universidad de la República (UY). Asistente del Instituto de Fundamentos y Métodos en Psicología de la Facultad de Psicología de la UDELAR. Integrante del Programa de Fundamentos Históricos y Políticos de las Prácticas Psicológicas del mismo instituto.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterGoogle Plus

Paribanú Freitas

Licenciado en Psicología y maestrando en Trabajo Social por la Universidad de la República (UY). Asistente del Instituto de Fundamentos y Métodos en Psicología de la Facultad de Psicología de la UDELAR. Integrante del Programa de Fundamentos Históricos y Políticos de las Prácticas Psicológicas del mismo instituto.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *