Alegría! Pequeñas pistas de acuerdo y diferencias.

ida_y_vuelta1

0. Método de exposición.

He elegido para esta entrada el modo de una carta de respuesta a mi querido Javier a partir de su  entrada “Sobre la necesidad de la respuesta y la imposibilidad de la discusión” en el cual responde mis apreciaciones sobre su post “Fantasmas: Lo eterno del acontecimiento en la investigación”, todo ello acontecido en este mismo blog (que para eso esta!).

Celebro todo este movimiento productivo y su forma de realización amable, respetuosa y pública, la cual da la posibilidad a otrxs personas a aportar visiones y consideraciones sobre el tema que no es mucho mas que los problemas de las epistemologías de las metodologías de la investigación. Sugiero entonces al lector reciente reconstruir la lectura en el orden que se fué planteando en este medio, a saber:

  1. Fantasmas: Lo eterno del acontecimiento en la investigación de Javier Rey
  2.  Simplemente dudas sobre el aporte original de la cartografía como metodología de la investigación. Respuesta a Javier Rey y su post “Fantasmas…” de quien suscribe esta entrada, Paribanú Freitas.
  3. “Sobre la necesidad de la respuesta y la imposibilidad de la discusión” y
  4. Este mismo post.

Ojalá alguien mas encuentre interesantes estas problematizaciones y quiera darse un tiempo para participar en el debate.

——————————————

1. La alegría del agradecimiento.

Gracias Javi por el diálogo, destacar las virtudes del mismo me parece llover sobre mojado, máxime ante la confianza y aprecio que los dos nos hemos expresado. De todos modos y a modo jocoso te voy a decir que estoy profundamente ofendido porque en tu alusión a la cortesía no incluíste un elemento fundamental para mi; agradecer el tiempo para la discusión que creo que tanto en tu tecleo y en el mío es inusual. Lo principal de este debate para mí se encuentra hoy en la buena voluntad de ambos para expresar nuestros puntos de vista, principalmente a partir del esfuerzo de percibir el punto de vista del otro. Creo que el mirar para otro lado ante la diferencia o la discrepancia es un estado que impera en las relaciones académicas, cosa que me parece que en estas palabras de ida y vuelta no acontece y posiblemente porque estamos en el mismo barco y nos interesa, conviene y urge la sana discusión que venimos procesando.

2. El motivo de la discusión.

Vos decís en tu último post que advertía en mis comentarios mas discusión hacia la propuesta de las ‘pistas’ que hacia la propuesta prevista en el post, en el cual de todos modos se hace desde el título y en todo el cuerpo de la nota, alusión constante a la cartografía como método; y podría decir que tal señalamiento es en principio correcto. No diferencio sustancialmente entre  los esfuerzos de tu posteo, el esfuerzo de las pistas, la filosofia de la diferencia que les sirve de sustrato y el marco de discusiones epistémicas en la que la filosofía se articula y se particulatiza.

Pido disculpas por ello, tal vez sean resabios formas sistemáticas de abordajes de los cuerpos teóricos, pero no puedo leer los párrafos en si mismos si no es en el marco de una obra, una obra en el marco de una tradición y una tradición en el marco de un campo de discusiones. Sé de las formas escriturales de la filosofía de la diferencia y sus esfuerzos de desconstrucción de las figuras de autor y de libro, pero seguramente por incapacidad no veo razón ni ventaja de tal esfuerzo, y es por ello que planteo discusión a puntos en los que tu propuesta, la propuesta de las pistas, lafilosofía de la diferencia y el socioconstruccionismo como una forma particular de crítica y resistencia al naturalismo positivista tienen en común. Con esto entonces  resitúo el eje de la discusión a argumentos. Discuto algunos argumentos que me parecen diferentes cosas y en los cuales encuentro algún tipo de honesto y legítimo reparo.

3. Enorme alegría a partir de un muy pequeño acuerdo.

Creo que la escritura sugerente, imaginativa y poética de algunos autores, basado en sensaciones mas que en argumentos reflexivos y racionales tienden a discusiones de base polisémica en las que uno se puede empantanar décadas (y maliciosamente agregaría, con el consiguiente consumo editorial del caso, jaja).  Entonces, no voy a discutir mi interpretación de algunos elementos y me voy a contentar en el acuerdo, al menos entre nosotros, de la no negación de la realidad externa.

La idea del “autoritarismo ontológico” se deriva del análisis crítico de las metodologías positivistas, las cuales hablan por ejemplo de ‘recorte’ de objeto, pretendiendo así que el sujeto es capaz de ‘aislar’ objetos de sus determinaciones (materiales e históricas) para realizar un análisis autónomo. Principalmente György Lukács primero pero mas profundamente Karel Kosík posteriormente va a desarrollar las ‘pistas’ metodológicas derivadas de las reflexiones de Marx en el Prólogo a la Crítica de la Economía Política particularizando un método materialista, histórico y dialéctico de investigación. En este sentido, encuentro con componentes de “autoritarismo ontológico” propuestas que reduzcan los componentes ontológicos de la realidad a puros elementos discursivos o a aquellas para las cuales la realidad se crea constantemente en el ‘encuentro’, ya que, para el caso de estas segundas el análisis de las determinaciones materiales, históticas y dialécticas se niega. Creo que además que esa es una ventaja sustantiva de Foucault frente a la obra de Deleuze y Guattarí que no desconozco aunque elijo dejar de lado por compartibles motivos de insuficiencia teórica y epistemológica.

Pero entonces, si acordamos que la realidad externa existe con independencia (en un sentido enormemente fuerte) del sujeto, tengo un motivo (enormemente fuerte también) de celebración, y dejo como nota para otra discusión posterior la relación entre ‘encuentro’ y determinaciones históricas, materiales y dialécticas; determinaciones que para nada son naturalistas al estilo positivista, sino que son entre otros factores el resultado de la acción teleológica de los sujetos.

4. Alegría ante algunos desacuerdos.

Javi dice que en su trabajo ” No hay una crítica clara a ninguna concepción de ciencia en particular” y creo que es claro que eso no es así. Creo que sí lo hay cuando se afirma que “La mayoría de las metodologías de investigación actuales no dan cuenta de esta producción en la diferencia” o cuando se afirma que

“Una triangulación es posible bajo la idea que el objeto real es fijado por una triple mirada, lo cual daría una descripción más fiel del objeto, a la misma vez que cada mirada confirma las otras. Esto se realiza bajo el clasico sistema de coordenadas cartesiano, donde cada cosa es perfectamente descriptible por una ecuación de trayectoria y ubicable definitivamente por las coordenadas del punto. ¿Qué tipo de realidad establecemos de esta forma? ¿Qué tipo de investigación se delinea cuando intentamos dar cuenta de ella a través de un cronograma matricial?”.

Creo que hay crítica y hay incluso determinación de suficiencia e insuficiencia de determinados modelos, cosa que festejo y defiendo! No veo ventaja en que no la hubiera. Y es lo que me sucede a mi con la propuesta de la cartografía como ‘método diferente’ con legítimas ‘pretenciones diferentes’, pero en la cual no paro de encontrar simplificaciones sobre el campo de las problemáticas científicas y epistemológicas que me parecen además poco cartográficas si la cartografía tiene algo que ver como he entendido con el reconocimiento de las discontinuidades, las contingencias y la producción de diferencia. En tal sentido creo que muchos enunciados de la propuesta cartográfica de raigambre en la filosofía (claramente postmoderna) de la diferencia parten de una insuficiente e injusta cartografía de la ciencia, con la cual pretende disputar  al hablar de “la mayoría de los métodos de investigación” o “la ciencia moderna” como un conjunto unificado concretamente inexistente.

No creo que la cartografía no suponga análisis o que una propuesta de investigación cartográfica no se pueda plantear un espacio previsto de análisis del material producido (individual o colectiva y participativamente), no creo que no se use esa función intelectual, y si me parece problemático no saber qué es la investigación sin análisis.

5. Breve conclusión.

Creo en la posibilidad y la necesidad de la discusión y la celebro, entre otras cosas porque es un tipo muy particular de encuentro de trabajo en el cual crezco y crecemos si se hace en los marcos de receptividad, buena voluntad, honestidad y humildad como el que venimos practicando. Lo contrario, la imposibilidad de la discusión me parece problemático, empobrecedor y arcaico.

Celebro Javi entonces estas idas y vueltas y agradezco profundamente tu trabajo (y también el mío) en instalar una rara zona de intersubjetividad epistémica.

Abrazo grande y aproveite!!!


Paribanú Freitas

Licenciado en Psicología y maestrando en Trabajo Social por la Universidad de la República (UY). Asistente del Instituto de Fundamentos y Métodos en Psicología de la Facultad de Psicología de la UDELAR. Integrante del Programa de Fundamentos Históricos y Políticos de las Prácticas Psicológicas del mismo instituto.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterGoogle Plus

Paribanú Freitas

Licenciado en Psicología y maestrando en Trabajo Social por la Universidad de la República (UY). Asistente del Instituto de Fundamentos y Métodos en Psicología de la Facultad de Psicología de la UDELAR. Integrante del Programa de Fundamentos Históricos y Políticos de las Prácticas Psicológicas del mismo instituto.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Javier Rey dice:

    ah!!! otra cosa!!! ahora tenemos que sacar un libro, tipo honnet y fraser!! jaja… excelente tu carta, linda manera de sintetizar y exponer la cuestión. Me encantó. Gracias!!

  2. Javier Rey dice:

    Estimado Pari,
    me gustó mucho el intercambio, creo que de alguna manera pone a prueba la consistencia de mi enunciado y me alegra poder comprender cuales son algunas cuestiones que se plantean en torno a la cartografía.
    De cualquier manera insisto en un par de cosas:
    La dificultad de adoptar un método cartográfico en base al planteo que se hace. Esto es algo que vengo viendo ya hace un tiempo, casi el mismo tiempo que llevo conociendo el “método”. Yo estoy casi en la linea de que la cartografía no debería ser considerada un método. Pero seguro que por motivos distintos a los de Pari. Puede ser una manera, pero no un método. Cualquier intento de hacerlo método, proporcionandole técnicas, conceptos propios, series temporales dentro del proceso de investigación… estaría traicionando (repito que a mi entender) la misma propuesta de cartografía. Entiendo que a la vez le da fuerza y consistencia académica, y eso para nosotros es un problema y un alivio. En este sentido la cartografía como manera, ayuda a que uno pueda construir su metodología, con propuestas acordes a su fundamentación. Eso es lo que yo intenté hacer en mi proyecto. Aún así doy cuenta de la importancia académica de tener publicaciones acerca de la cartografía, porque ayudan mucho al ingreso de otras posibilidades de investigación a la facultad. Creo que es un punto que equilibra mi incomodidad de tener que titular como “análisis de datos” o “resultados esperados” a alguna parte del documento propuesto. En serio que no es una movida contra la ciencia que planteo, lo que digo en las más breves palabras posibles, es que si hablo de triangulación de datos, estoy hablando de “una” manera de entender algo, y que eso cierra opciones a otras maneras de entenderlas, a no ser que en el mismo proyecto me ponga a fundamentar el porqué sí o no de cada titulo. (en el caso de la triangulación estoy hablando de algo que conozco bastante bien por mi pasaje por ingeniería. podremos disfrazarla muchas formas, pero en ultima instancia responde a la misma forma de entender algo que alguien que se construye un sistema cartesiano)
    Respecto a la imposibilidad de discusión. Queda claro que no se trata de nada personal. Supongamos que sea cierta esta mirada idealista del mundo que plantea Pari sobre Deleuze… eso es una forma de entender el sustrato del que se compone el mundo, no hay ninguna discusión posible sobre eso. Por eso la filosofía se toma o se deja pero no se discute, no tiene sentido. Yo puedo poner a discutir a Leibniz con Spinoza, pero en función de un problema, porque las sustancias de sus corpus filosóficos son totalmente incomposibles a priori (usando terminos de Leibniz). Leibniz produce el mundo al interior de las mónadas y los conecta a través de un concepto religioso que es la armonía divina. Spinoza plantea un universo sustancial donde el adentro-afuera queda anulado por la extensión infinita de la sustancia. Entonces desde los modos del ser se conciben las exterioridades, desde la sustancia ese planteo no tiene sentido. Por eso creo que podemos trabajar elementos para una investigación en la diferencia, pero no un método apriori. Insisto que si no adoptamos por un rato las miradas desde donde se propone lo que se propone, discutirlo es estéril. Y adoptar la mirada es intentar comprender porque el otro dice lo que dice… no el libro “Pistas…” sino cada uno que plantee una pesquisa de determinada manera. Sea cual sea su método, centrarnos en el problema que aborda me parece más pertinente que discutir una metodología abstracta.
    bueno, quería aportar esto nomás

    un abrazo pari!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *