Lo intolerable (2da parte)

universidad-del-futuro1A mi lo intolerable me pega a veces con bronca, a veces con una tristeza extrema… finalmente, es algo que durante cierto tiempo me deja muy perdido y sin saber bien que hacer…

(Entonces aviso desde ya que este no es un texto claro. al contrario de la primera parte, este es un texto con un porcentaje muy alto de afectación. Que busca poner en texto algunas cosas para empezar a trabajarlas… y aunque alguien termine diciendo “eso no es un problema”, mientras siga en el ambiente académico este martillito seguirá martillando)

Estando en la clase ayer se me vino a la cabeza esto de ¿qué es lo intolerable? y después de reformularlo rapidamente me puse a buscar en mi investigación que sería lo intolerable. Claro, yo estoy en etapa de aprobación del proyecto… en este momento hay tanta confusión que se podría decir que mi pesquisa es mi vida entera. Es el momento que no entendés bien que queda por fuera y que queda por dentro de la investigación. Estás mirando los simpson y lo relacionas con lo que investigás. Así que lo intolerable puede ser no poder cruzar la calle por 10 minutos porque no cambia el semáforo de Rua São Clemente.

Entonces empecé de adentro para afuera. En el texto del proyecto, ¿hay cosas que me resulten intolerables? Sin modestia, me encanta la propuesta. Estoy satisfecho y feliz por ella. Se trata tan solo de encontrarme con la gente y participar constructivamente de la producción de nuevos modos de vida a partir del acontecimiento. A priori, ¿qué puede tener eso de intolerable? Si ni siquiera se que me voy a encontrar… Así que por ahí no iba la cosa. Abrí el círculo un poco… ¿Qué a rodeado la construcción de este proyecto que me haya inmovilizado? (ya tenía que lo intolerable precisaba inmovilizarme, afectarme, dolerme) Entonces se me vinieron una cantidad de momentos a la cabeza de esos que te dan ganas de irte bien lejos. Que sentís que el cuerpo está tan sujetado que te dan ganas de pararte y empezar a sacudirte para comprobar tan solo que podés hacerlo. Donde querés gritar en compensación del sentir que te sacaron la posibilidad de decir. Es mi intolerable… me inmoviliza y me duele. Pueden ser pavadas para otros, pero para mi es un intolerable… Seguimos de adentro para afuera, como la afección… voy con pequeños recuerdos de aquellas inmovilizaciones.

“lo que ustedes hacen no es viable” “es esquizofrénico” “no tiene sentido” “¿que sentido tiene jugar con niños?” “ustedes están prontos para discutir esto, hay otros grupos que están trabajando sin pensar estas cosas” “cuatro docentes en un salón? no, no, cada docente tiene que tener sus horas de aula” “hay que bajar a tierra” “la metodología tiene que tener nombre y ser reconocida en la academia” “no hay analisis de datos?” “no podés hacer eso porque sienta precedente” “no podés hacer esto otro porque sienta otro precedente” “el acuerdo era hasta fin de año, ustedes lo sabían” “no hay dinero” “vean que actividades pueden seguir otros grupos” “tenemos que hablar para ver como siguen el proximo año” “no tenés resultados esperados?” “cada vez somos más, estamos cambiando la Universidad” “el que no tenga una inscripción formal no puede estar en los institutos” “hay que sacar un articulo arbitrado por año” “curriculum late (o algo así)” “política de investigación” “¿política de extensión?” “contaste las horas?” “contaste los boletos?” “no podes gastar dinero en nada que no se consuma en la actividad” “escribí un proyecto” “escribí otro proyecto” “aca no va a pasar eso” “escribí otro proyecto más” “pusiste el dedo?” “para que la academia compita en el mundo” …

Estas son algunas frases descontextuadas pero cuando pienso en dolor, estas frases y muchas otras situaciones que no puedo resumir en una frase son las que vienen. ¿Qué tienen que ver con la pesquisa? Todo. Todo esto tiene que ver con la pesquisa. Le dio forma y contenido. ¿Cómo? Si uno pone todos sus recursos perceptivos en un trabajo en un barrio, cuando vienen a decirte desde la facultad que estás haciendo cualquier cosa, obviamente no estás preparado para recibirlo. Tu atención está en otro lado. Cuando uno hace una propuesta de “buenos encuentros”, de trabajo desde el acontecimiento y no cuestiona y naturaliza la jerarquía dentro de su propio espacio de trabajo, que es también un espacio de convivencia y acepta y se moldea pasivamente a las exigencias académicas… entonces la investigación queda sin valor, sin ningun tipo de valor. No tiene sentido, porque solo es posible en un laboratorio que llamamos barrio, o territorio. Cuando se trabaja la potencia de acción, desde una ética del encuentro y resulta que te dicen que vos sos un capo, bienvenido al club de los iluminados, pero los otros grupos que estan en territorio no piensan un posicionamiento político, solo hacen, pobrecitos ellos… ¿de qué ética estamos hablando? En definitiva… no se explicar con exactitud el dolor producido por cada una de estas frases, por eso las consideré “lo intolerable de mi investigación”.

Sin embargo encontramos un punto común: La academia. La Universidad. Creanme que ayer pensé casi todo el día en esto. Yo amo la facultad. Creo que pocas veces mis amigos me han visto tan feliz como en una clase de facultad. O tomando el 103 para ir a encontrarme con los chiquilines de Los Hornos, o con las maestras comunitarias. O hacer un grupo de lectura. Es muy potente el espacio de la facultad. Y pensando se me ocurrió que por eso es a veces tan doloroso ciertos movimientos que la Universidad realiza y que yo me cuestiono cada vez más el estar dispuesto a participar de ellos. Claro, es una afección pura, un intolerable. El intolerable lo primero que produce son las ganas de huir, no en auto… de correr y correr. Comprendo que esta es una primera reacción… pero no pienso asimilarla como una percepción más, como el sol que se oculta todas las tardes, o “si siento frio me abrigo”.

De la misma manera, creo que la facultad tiene también sus intolerables. Y esos intolerables puede ser algunas cosas que se quieren hacer desde ese lugar. El control es una necesidad de la academia. No puede comprender cuidado como otra cosa que control. En la investigación es así. Por eso es tan difícil hacer una propuesta desde el acontecimiento. Porque en ese lugar uno puede cuidar tanto como cualquiera, pero no tiene forma de controlarlo. En el espacio de enseñanza es igual o más difícil todavía. Cuando hacíamos los laboratorios desde el proyecto de Clínica, teníamos un límite, y ese límite era el control. Porque hay una jerarquía delimitada y el cuidado en ese espacio se entendía como que fuera un espacio controlado por los coordinadores. Si se controlaba dejaba de suceder cualquier cosa… solo sucedían aquellas que los coordinadores consideraban tolerables. Es inevitable el conflicto entre jerarquía académica y una propuesta de encuentro inmanente. Y queda claro que no se trata solo de las personas, las personas actualizan algo que ya está ahí. La facultad no está preparada para ciertas cosas, mientras… ¿cómo las hacemos? ¿desde dónde las hacemos? y ¿cómo trabajamos el espacio universitario para que estas cosas sean tolerables?

Pero hay más… un movimiento que produce un montón de cosas interesantes y sin duda va a mejorar la calidad de algunas funciones universitarias (digo algunas porque en este movimiento la extensión es la que paga el sacrificio de mejorar enseñanza e investigación). Es la empresarización de la facultad. Recordaba el concepto de Foucault “empresario de sí mismo”. ¿Cuándo sucede esto? Cuando todo empieza a funcionar alrededor de algun tipo de economía. Es la optimización de recursos. La cantidad de estudiantes por docente. De docentes por curso. La cantidad de maestrandos por estudiantes de grado que se reciben. La cantidad de maestrandos por tutor. La cantidad de tesis aprobadas por estudiantes de maestría. La cantidad de artículos arbitrados por tesis aprobadas. La cantidad de congresos presentados por artículo arbitrado. Finalmente, la cantidad de créditos por todo lo anterior. ¿Hay alguna imágen que presente mejor el concepto de Capitalismo Mundial Integrado? ¿Hay alguna forma de que quede tan claro que todo tiene algun tipo de valor de crédito en la academia? Es infinito el análisis que se puede hacer de todo esto. En particular yo ya conozco algunos efectos por historias de compañeros de acá, que están haciendo maestría o doctorado.

Cuanto más funciones tiene el tutor en su tarea de orientar al maestrando o doctorando en su producción, más limitada se vuelve esta producción. Porque lo que se pone en juego no es solo la reputación del estudiante, sino directamente la del tutor, que se está haciendo responsable de una producción que no le pertenece. De alguna manera eso refuerza la jerarquía y restringe la posibilidad de producir algo realmente nuevo, porque lo nuevo siempre es un riesgo. y esto es solo un ejemplo de la capitalización de la producción de conocimiento.

Otro efecto posible que realmente me preocupa, porque en Uruguay se viene desarrollando lentamente, es el ciclo cerrado de carrera docente a partir de la investigación. Lo que acredita mundialmente es la investigación, son los articulos arbitrados, son las tesis. En Brasil para ser docente hay que ser doctor. En Uruguay, recientemente, para ser docente hay que ser magister. Eso es para impulsar la actividad investigativa, para mejorar el puntaje y el prestigio de la facultad a nivel internacional. Es cierto que no tenemos investigadores puros, pero los estamos formando, ahora desde el grado. Es claro, hay política de investigación pero no hay política de extensión. ¿Por qué? Porque la extensión está quedando como el espacio de laboratorio de la investigación. Es cierto que hay muchos proyectos de extensión en la facultad. Pero no hay política de sostén de esos proyectos. El proyecto “Clinica, territorio y entramado social” ni siquiera tuvo la oportunidad de decir que nos parecía importante la continuidad… no estoy hablando de la oportunidad de continuidad, estoy hablando de la oportunidad de decirle a alguien que hay algo que puede ser importante que continúe. Tambien es claro en los presupuestos manejados por las diferentes sectoriales. Un proyecto de Csic no sólo otorga más creditos académicos que uno de extensión, sino que además paga mejor. Y la extensión para el estudiante de grado es una práctica. Y la investigación es la maxima aspiración. Es cierto, no hay investigadores puros, pero lo habrá. Y ahí trabajaremos solos, con nuestras investigaciones escritas desde un cubículo y puestas en prácticas en algun lugar elegido casi al azar. Y llegaremos a la facultad y daremos nuestras clases y volveremos a nuestras casas, como un día más de oficina. (me incluyo de puro solidario nomás)

Lo anterior es solo un ejercicio de la imaginación basado en algunos hechos reales. Es la afectación. Realmente me afecta. Mis ganas son de extraer la sustancia de la actividad académica y ponerla a jugar en territorios mas deseantes y menos estructurantes… pero claro, es la afección pura que te hace eso… yo quiero a la facultad. Cambió mi vida.


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Es raro encontrar a gente con conocimientos sobre este tema , pero creo que sabes de lo que estás comentando. Gracias compartir un articulo como este.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *